• Rafael Ezequiel Ramos Sister

Tilt: Loud y Quiet mode

Hemos mencionado en otras ocasiones cómo nace el tilt, cómo manejarlo o cómo evitarlo. Sin embargo, ¿sabías que el tilt se puede presentar de diferentes formas, y no solo golpeando el mouse contra el escritorio o gritando en el chat de voz?

Sabemos que el ingrediente fundamental del tilt es la frustración. Desde ahí, cabe preguntarnos cómo reacciona el ser humano frente a este estado emocional. Lang, Bradley y Cuthbert (1990) indican que el ser humano tiende a responder a través de dos modos conductuales básicos: instinto inmediato (hacer lo primero que se te viene a la cabeza), o evitación (escapar o defenderse). Desde aquí desprendemos que no todos reaccionamos desde el mismo modo frente a un estímulo; algunos eligen pelear, otros eligen correr, y otros eligen, por ejemplo, soltar su energía de manera desbocada sin objetivo aparente (como se haría en un grito).


Cuál modo utilice la persona puede depender de diferentes factores. Los mismos autores anteriores mencionan que existe, a nivel cerebral, cierta disposición a elegir una u otra. En otras palabras, sería un elemento mediado por factores biológicos. Otros enfoques, como el psicoanálisis, indican que la elección conductual del ser humano se rige principalmente por el principio inconsciente de placer o displacer (es decir, hacer aquello que te haga sentir mejor, y que al mismo tiempo te haga sentir menos dolor) (Freud, 1930). Así mismo podremos encontrar otros autores con diferentes acercamientos a la respuesta humana (Kamenetzky, Cuenya, Elgier, López Seal, Fosacheca, Martin, y Mustaca, 2009), sin embargo, todos ellos concuerdan en que existe más de una forma de responder a un mismo estímulo. Se vuelve normal pensar que ante la frustración también responderemos de diferente forma, y lo mismo ocurre entonces con el Tilt.

Algunos ejemplos de esto serían, por ejemplo, pensar que hoy ganaras todas tus partidas o que subirás 2 o 3 ligas en una sola semana, cuando has estado meses intentándolo. Si bien estas ideas podrían funcionar como motivador, no tienen el mismo beneficio al ser considerados “metas reales”. Entonces podemos ver que las fantasías son sumamente comunes en el mundo esport, donde nos encontramos diariamente en situaciones de evaluación y competencia (sistemas de ranked/ligas/ladder).


Clarificando esto último, entenderemos que cada jugador tendrá su propia forma de “caer en tilt”. Para efectos prácticos lo dividiremos en dos modos: Loud (modo ruidoso) y Quiet (modo silencioso).

Cuando hablemos de Loud entenderemos una respuesta desde el instinto inmediato, y haremos referencia al modo de tilt que más comúnmente se reconoce: Insultos, gritos, golpes, abuso del chat, y toda forma de agresión verbal como xenofobia, racismo, LGBTfobia, culpar al equipo, y/o cualquier otra forma de externalización. También podemos agregar elementos conductuales como trolling y sabotaje, en donde se nota una clara falta de autocontrol, empatía y regulación emocional.


Por otro lado, cuando hablemos de Quiet nos referiremos a aquellas respuestas que nacen desde la evitación, y son mucho más internas y silenciosas: quedar AFK, dejar de entregar información, ignorar a tus compañeros de equipo, y/o reducción deliberada del rendimiento. Al igual que en el modo anterior, es común que aparezca la idea de culpar al equipo, pero en vez de sabotear la partida de manera intencionada, la respuesta se enfocará hacia jugar con menor motivación y concentración porque “los compañeros no merecen ganar”, generando una especie de sabotaje pasivo.


s importante recordar que cualquiera de los dos modos te llevará a convertirte en un jugador tóxico, afectando el ánimo y el interés de tus compañeros, y por tanto alejándote cada vez más de la victoria.

En vez de realizar estas respuestas automáticas, intenta realizar conductas preventivas y reparatorias, como las Técnicas de respiración, y de esta forma logres rendir de manera adecuada incluso en las situaciones adversas. Recuerda que esto te permitirá desarrollarte como deportista, pues no basta con solo aprender el juego.

Fuentes: Amsel, A. (1992). Frustration theory. Cambridge, UK: Cambridge University Press. Appleton. Traducción al castellano en Madrid: Alianza, 1984. Freud, S. (1930). El malestar en la cultura. Madrid: Alianza Editorial. Kamenetzky, G., Cuenya, L, Elgier, A., López Seal, F, Fosacheca, S, Martin, L, & Mustaca, A. (2009). Respuestas de Frustración en Humanos. Terapia psicológica, 27(2), 191-201. Lang, PJ., Bradley, M.M. & Cuthbert, B.N. (1990). Emotion, Attention, and the Startle Reflex. Psychological Review, 97(3), 377-395.

Colaboradores

Powered By

Entradas Recientes

logo%20sin%20fondo_edited.png

Copyright © 2021  -  Digitalizados  -  Reservados todos los derechos

WhatsApp

Mail