Lo que callamos los coaches

Hay una reconocida frase de la película de 2005 Nanny McPhee, donde se menciona lo siguiente: “Cuando no me quieran pero me necesiten tendré que quedarme, cuando me quieran y ya no me necesiten, entonces tendré que irme.” Algo así pasa con los coaches en general.

Hoy vamos a dejar de lado un poco lo que veníamos trabajando de las guías, los consejos y demás para centrarnos un poco más en nosotros mismos, y con "nosotros" me refiero a los coaches, quienes constantemente nos vemos en una posición algo controvertida siendo que de vez en cuando nos toca ser "los malos de la película" para enseñarles lecciones a nuestros jugadores o que aprendan de cierta forma a crecer. Y no solo eso, sino vamos a adentrarnos un poco a lo que significa "ser un coach".


Vamos a empezar por plantear lo inicial y más esencial de todo esto: no podemos descartar ni dejar de lado en todo momento que los coaches, aunque parezcan que tengan todas las respuestas y todo el conocimiento del mundo, somos seres humanos. Siempre me gusta bromear con que estamos un paso más allá pero, siendo realistas, tenemos la misma humanidad que el resto de jugadores o miembros del staff que nos rodean. Por esto mismo, voy con el planteamiento de que sí nos podemos equivocar. Que no nos guste, o no nos demos el lujo de permitírnoslo, no significa que no pueda pasar, no somos perfectos y atravesamos muchos caminos rocosos donde nos caímos y nos lastimamos para llegar al lugar donde estamos; esa posición tan importante donde tenés a personas casi dependiendo de vos por sobre qué composición jugar, o buscando ayuda, conocimiento, reparo. Nosotros, por nuestro lado, haciendo todo lo posible para no fallarles, también esperamos una devolución al respecto, un simple "gracias", o mínimo, una noción de lo que estamos haciendo ayuda y es lo correcto.


Son pocos los coaches que trabajan por plata, la mayoría, como yo, lo hacemos por amor al arte y ahí, en ambos lados, tienen preocupaciones similares. Quienes cobran su trabajo están en la presión constante de que, en el momento del error, te retiran el sueldo: "una palmadita en la espalda" y buscan a otro que cumpla lo que vos no pudiste. Al resto de nosotros. en el momento de la derrota. nos quedamos con una horrible sensación de que se podría haber hecho mucho más. Con esto, no digo que a los otros coaches no les pase, pero nosotros no nos jugamos nada económicamente; nos jugamos nuestro nombre, nuestra pasión y nuestros conocimientos. Y no espero que todo el mundo nos entienda, porque el rol de coach es difícil de comprender a pleno a menos que seas uno, pero, como intermediaria, el día de hoy voy a tratar de sacar un poco a flote todo lo que significa.


Si sos nuevo en el puesto, siempre están las dudas porque no tenés algo atrás que te respalde, lo mismo si no tenés victorias o equipos conocidos por los que atravesaste. Tenés que crear la confianza en vos en el momento, con tus conocimientos y tu palabra. Tenés que trabajar para formar esa persona a la cual los demás van a seguir para aprender. Al principio no es tan complicado, si hablamos de un lugar donde las personas comienzan a aprender del competitivo, porque probablemente sepas varias cosas que ellos, o no sabían, o no se les había ocurrido. Con los equipos con más experiencia, es complicado dar una buena primera impresión; usualmente creen que ya lo saben todo, o que eso que vos le resaltas, "ya lo saben". Pero no es momento de frenar ahí, en lo contrario, es momento de poner bien las cartas sobre la mesa y demostrar qué es lo que uno puede hacer. Empezar a sacar los trucos, números, porcentajes, los típicos "trucos de fiesta" para que vean que estudiaste y que estás preparado, que no solo sos la persona que dejó el juego porque le fue mal en él, sino que estás preparado mental y pedagógicamente. Darle valor a tu persona y a tus conocimientos "retrucando" y, a la vez, escuchando lo que quieren decirte: tener paciencia, ser educado y ser un buen tutor.


Podemos ser muy buenos en los que hacemos, podemos darlo todo, pero, no podemos esperar lo mismo a cambio siempre. Desde 2018 que soy coach y lo principal y de lo poco que solicité al entrar a un equipo (y sigo haciendo) es reciprocidad. ¿Qué significa esto? Simple, yo te voy a ayudar, voy a darte todas las herramientas y todo el apoyo que pueda brindarte, vos a cambio me das tu atención y tu compromiso. Todas las personas tienen intereses diferentes dentro del juego: nosotros sabemos cómo adaptarnos y trabajar con cada una, para esto nos entrenamos, estudiamos y capacitamos. Nosotros lo damos todo, buscando lo mismo del otro lado, pero puede fallar. De la misma forma que planteo esa petición, yo también comento que si no se cumple, yo no voy a esforzarme en alguien que no lo respeta: no te pido plata a cambio, te pido compromiso, y si no podés con eso, yo no puedo con vos. No podés ayudar a alguien que no quiere ser ayudado. Si quiere buscar a otro coach que no pide las mismas cosas, adelante, bienvenido sea, pero en el fondo todos queremos lo mismo: ver reflejado nuestro trabajo en el resto. Somos tutores, enseñamos, entregamos cada conocimiento y estrategia que tenemos para que alguien más lo ponga en práctica y triunfe con ello. Aún así, hay gente que quiere pasarte por encima: "Esto ya lo sé", "Esto no me sirve", dicen con su soberbia. La gente tiene que entender que no somos robots, somos personas: entendemos el comportamiento de la gente no solo de estudiarlo, sino porque también somos humanos y no vamos a dejar de serlo por más que nos echen de veinte equipos por razones sin sentido.


Lo complicado de ser coach es aprender a soltar. Uno puede sentirse muy cómodo en un equipo y a veces llenarse de victorias y triunfos y también tener mejor relación con algunos jugadores que con otros. Yo misma expliqué que no hay un límite en el aprendizaje y en las capacidades de juego, y sigo manteniendo mi postura, a veces simplemente es cuestión de cambiar al coach para que alguien más pueda brindarle otra forma de aprendizaje, algo nuevo, algo fresco, algo diferente. No todos los coaches trabajamos bajo las mismas normas ni las mismas estructuras, por eso hay que aprender cuándo soltar. Y tampoco en ese ambiente es necesario: podés tener un equipo muy bueno pero no sentir pertenencia, no sentir que aprecian tu trabajo, y simplemente ser un libro para ellos, ahí también es momento de soltar. Como coaches, tenemos que ponerle valor a nuestro trabajo, valor monetario, valor emocional, como ustedes quieran llamarlo, pero su trabajo es una parte de ustedes, no dejen que ninguna persona los desvaloralice, ¿Pueden recibir críticas constructivas? Por supuesto, pero no pueden permitir que haya gente que no respete sus horarios, no respete su palabra, no respete su trabajo. Lo que enseñan y cómo lo enseñan es lo que son, lo que los hace ustedes, una parte suya.

MOB
MOB

Indumentaria de Esports

Chains
Chains

Diseñador gráfico y multimedial

MOB
MOB

Indumentaria de Esports

1/2
LOGO DEVA BLANCO Y CELESTE
LOGO DEVA BLANCO Y CELESTE

Esporteandomdza
Esporteandomdza

LOLFDNews
LOLFDNews

Medio de comunicación de League Of Legends

LOGO DEVA BLANCO Y CELESTE
LOGO DEVA BLANCO Y CELESTE

1/10

Colaboradores

Powered By

Entradas Recientes