¿Cómo enfrentar la derrota? Frustración vs Resiliencia

La derrota puede afectar de forma muy diferente a las personas. Algunos se ven muy afectados por ella y “tiran la toalla”, mientras que otros la utilizan como motor para mejorar y avanzar. ¿Cuáles son los factores psicológicos que influyen?

Primero que nada, debemos reconocer las fuerzas que dirigen nuestra vida. Sea la moral, la ética, la religión o incluso la ciencia, siempre llegamos a la misma conclusión respecto de nuestras decisiones: ¿Esto me produce placer o displacer? El placer será aquello que nos hace sentir bien y a gusto, mientras que el displacer es todo aquello que queremos evitar, pues se siente incómodo y hasta doloroso. Según lo que dice el reconocido neurólogo, Sigmund Freud, debemos agregar un tercer elemento, la realidad. Muchas veces podremos obtener placer a cambio de hacer daño a otros, o a cambio de dañarnos a nosotros mismos, y entonces obtenemos displacer a través de la obtención de placer. Suena complicado, así que pongamos un ejemplo: “En el próximo partido del torneo nos toca contra un equipo difícil. Es importante que dediquemos tiempo a revisar vídeos de ellos para analizar cómo sacar ventaja. Pero no me agrada revisar vídeos largos, me aburre, me cansa”



Probablemente muchos se hayan sentido identificados, y es que el aprender y acercarnos a la victoria generará un cierto nivel de placer, a la vez que el realizar actividades que pueden ser aburridas para ti durante el entrenamiento pueden causar displacer.


En base a lo último, frente a una derrota, una situación sumamente displacentera, la tendencia debería ser a huir, no intentarlo más. Sin embargo, sabemos que no en todos los casos es así. Aquí es donde entra en acción un cuarto elemento: la Resiliencia.


Entendemos la resiliencia como la capacidad, o más bien la habilidad, de hacer frente a situaciones complejas, difíciles y dolorosas; en general, displacenteras. El hacer frente no hace referencia solo a aguantar o soportar las derrotas, sino más bien a aprender de ellas, y utilizarlo a tu favor. El contrario de esto será la frustración, como la tendencia a dejarse llevar por la derrota y verte a ti mismo como inútil o impotente.


Desde aquí, teniendo en cuenta que la derrota es una situación que no queremos vivir ni mucho menos repetir, podemos entender dos cosas básicas:


1.- Aquél que funcione desde la resiliencia, podrá hacer frente a la derrota, y en casos, remontar.

2.- Aquél que funcione desde la frustración, caerá en una espiral de derrotas que podría no tener fin.


¿Cómo hago para funcionar desde la resiliencia?


El trabajo psicológico con equipos deportivos debería incluir el trabajo emocional, junto al cognitivo. Las personas somos pensamiento y emoción, después de todo.


Se debe generar un trabajo profundo con cada jugador, en donde se aborden los dos ejes de manera paralela: disminuir los efectos de la frustración y potenciar el uso de la resiliencia. Es importante que este trabajo se lleve a cabo por un profesional entrenado y con conocimientos, sin embargo, les compartiré algunas preguntas que pueden trabajar de manera autónoma con sus equipos.


1.- ¿Esto es un juego, o un deporte?: Quienes respondan que es un juego, probablemente tenderán a caer más en frustración, pues un deporte, por su misma estructura, requiere trabajo arduo y de muchas derrotas para desarrollarse.

2.- ¿Qué hace que sea tan terrible el perder una partida?: Si recordamos siempre que cada derrota es una oportunidad de desarrollo, podemos eliminar parte del displacer que genera y enfocarnos en el placer de mejorar.

3.- ¿Quién me está presionando a ganar?: Si bien los jugadores son miembros de una organización, en general la mayor presión viene por parte de ellos mismos, impidiendo sacar provecho de situaciones poco ventajosas.

4.- ¿Qué aprendí de esta derrota?: Esta es la pregunta que todos los equipos deberían realizarse inmediatamente después de perder. Organizar el pensamiento desde lo positivo nos ayuda a disminuir la frustración y a entrenar la resiliencia.


Estas breves preguntas pueden ayudar a desarrollar nuevas habilidades, si son utilizadas de manera constante.


Freud, S. (1920). Más allá del principio de placer. En Obras completas XVIII. Buenos Aires: AE
Secades, X., Molinero, O., Ruíz, R., Salguero, A., de la Vega, R., Márquez, S. (2014). La resiliencia en el deporte: Fundamentos teóricos, instrumentos de evaluación y revisión de literatura. Cuadernos de Psicología del Deporte. 14(3), 83-98.

Colaboradores

Powered By

Entradas Recientes

logo%20sin%20fondo_edited.png

Copyright © 2021  -  Digitalizados  -  Reservados todos los derechos

WhatsApp

Mail